lunes 18 de junio de 2018 - Edición Nº1274
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Nacionales » 30 nov 2017

Además de mano de obra barata

Denuncian sobreprecios en las viandas que el Servicio Penitenciario Mendoza le brinda a los presos

(www.REPUBLIK.com.ar) – Más allá de los manejos oscuros que este mismo medio denunció que existen entre algunos internos del penal de Cacheuta y agentes del Servicio Penitenciario, hay negocios todavía más turbulentos detrás que involucran a los directores de la Unidad Carcelaria Almafuerte, con la intención de recaudar dinero, aunque se desconoce el destino real del mismo.


(www.REPUBLIK.com.ar) – Más allá de los manejos oscuros que este mismo medio denunció que existen entre algunos internos del penal de Cacheuta y agentes del Servicio Penitenciario, hay negocios todavía más turbulentos detrás que involucran a los directores de la Unidad Carcelaria Almafuerte, con la intención de recaudar dinero, aunque se desconoce el destino real del mismo.

En este caso, las maniobras apuntan al sobreprecio de las viandas que les brindan a los que se encuentran allí alojados. En ese marco, desde la cúpula de la cárcel, pasaron un presupuesto que ronda los 380 pesos por cada una de ellas. Lo llamativo de la transacción es que los dueños de las fábricas de comida que se adjudicaron la distribución alimenticia son ex directivos del Servicio Penitenciario. 

Como si esto fuera poco, además de los negocios cruzados, ante la Procuración se han realizado varias denuncias que dan cuenta de que en las viandas que les proveen, muchas veces hay alimentos podridos o en plena descomposición y, además, el valor real de cada una no podría superar los 60 pesos en cualquier almacén barrial debido al poco contenido que tienen.

Otra de las cuestiones que generado la queja de los familiares es que, según denuncian, están utilizando a los presos como mano de obra barata para realizar, entre otras cosas, la indumentaria que se vende dentro del Servicio Penitenciario. Por ejemplo, los que confeccionan los internos de Bulogne Sur Mer, los están comercializando entre los 5 mil y los 7 mil pesos, y es el uniforme para todas las fuerzas armadas de Mendoza.

También elaboran los borcegos, que los están vendiendo en alrededor de 4.500 pesos el par. De todo ese monto de dinero que se acumula por las transacciones, los internos no reciben absolutamente nada, tan solo les están proporcionando un salario de apenas 1.200 pesos. Sin embargo, le dan ese sueldo a una tanda en un mes, y al siguiente se la cortan y se lo brindan a otros.

Algo similar ocurre en la cárcel de mujeres El Borbollón, ubicada en la localidad de Las Heras, en el que las internas fabrican la indumentaria para distintos supermercados de la zona, confeccionando pantalón y chaqueta, productos que el Servicio Penitenciario de Mendoza los están vendiendo en 1.200 pesos. Detrás de todas estas transacciones hay oculto un gran un negocio.

El gobernador provincial, Alfredo Cornejo, había prometido cuando asumió que iba a haber trabajo para todos los presos, a modo de reinserción social. Sin embargo, la realidad dista mucho del compromiso tomado, ya que no solamente no hay fuentes laborales suficientes dentro de las cárceles, sino que además utilizan a los internos como mano de obra barata. (30/11/2017)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS