jueves 19 de julio de 2018 - Edición Nº1305
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Nacionales » 14 may 2018

Gestión PRO

No era tan maravilloso: En el 2002, Elisa Carrió presentó un proyecto para repudiar al FMI

(www.REPUBLIK.com.ar) La historia de los dirigentes políticos argentinos es una sola. De derecha, de izquierda, combativos y conservadores, parecieran estar todos cortados por la tijera de la incapacidad de resistirse al archivo. Un Mauricio Macri asegurando en el debate frente a Daniel Scioli que no iba a ordenar ningún ajuste, meses antes de decretar el mayor de los últimos 30 años. El mismo presidente asegurando en campaña que “la inflación es muy fácil de bajar, y que no poder controlarla no es más que una muestra de la inutilidad para gobernar”, y poco tiempo después admitiendo ante el pueblo que ha fracasado en mantenerla a raya. Un ministro Nicolás Dujovne sosteniendo en televisión nacional y cartel de “No volvamos al fondo”, menos de un año antes de aparecer en la misma pantalla afirmando que “el fondo no es tan malo como imaginamos” y anunciando el regreso a sus garras.


(www.REPUBLIK.com.ar) La historia de los dirigentes políticos argentinos es una sola. De derecha, de izquierda, combativos y conservadores, parecieran estar todos cortados por la tijera de la incapacidad de resistirse al archivo. Un Mauricio Macri asegurando en el debate frente a Daniel Scioli que no iba a ordenar ningún ajuste, meses antes de decretar el mayor de los últimos 30 años. El mismo presidente asegurando en campaña que “la inflación es muy fácil de bajar, y que no poder controlarla no es más que una muestra de la inutilidad para gobernar”, y poco tiempo después admitiendo ante el pueblo que ha fracasado en mantenerla a raya. Un ministro Nicolás Dujovne sosteniendo en televisión nacional y cartel de “No volvamos al fondo”, menos de un año antes de aparecer en la misma pantalla afirmando que “el fondo no es tan malo como imaginamos” y anunciando el regreso a sus garras.

Hipocrecías, mentiras, o la simple habilidad de decir lo que sea necesario en el momento que corresponda con tal de sobrevivir y mantenerse en el poder. La ley de la selva. Un “Vale Todo” que se nace en los inicios mismos del país y que, alimentado por la aprobación del mismo pueblo al que corroe, pareciera perpetuarse al infinito.

Algo de esto ocurre con “la fiscal del pueblo”, la diputada nacional Elisa “Lilita” Carrió, quien hace tan solo unas horas aseguró ante las cámaras y en sus redes sociales que la llegada del Fondo Monetario Internacional (FMI) al país sería “algo maravilloso”. No obstante, al bucear durante unos momentos por su frondoso archivo personal, encontramos que cuando la Argentina atravesaba una crisis similar en el año 2002, la por entonces diputada presentó un Proyecto de Declaración, en el que proponía “Repudiar y declarar personas no grata a los miembros de la Misión Técnica del Fondo Monetario Internacional en la Argentina”.

Dos posturas absolutamente antagónicas, contradictorias, casi traicioneras de sí mismas, en una misma persona. Una dirigente política que, entre aquel entonces y el presente, sólo ostenta una diferencia clara: En el 2002 se había posicionado como aliada del Partido Socialista, y hoy es parte del gobierno. (14/05/2018)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS