lunes 17 de diciembre de 2018 - Edición Nº1456
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Nacionales » 9 jun 2018

Panorama político nacional

Históricamente al servicio de los gobiernos de turno

La CGT volvió a demostrar que no está a la altura de las circunstancias, o aunque sea al servicio del trabajador. Como “representante de los derechos laborales” volvió a poner un precio a su paro nacional que, dicho sea de paso, normalmente no sirve para dar soluciones, sino problemas.


Por:
Sofía Muñoz

La CGT volvió a demostrar que no está a la altura de las circunstancias, o aunque sea al servicio del trabajador. Como “representante de los derechos laborales” volvió a poner un precio a su paro nacional que, dicho sea de paso, normalmente no sirve para dar soluciones, sino problemas.

Por ahora no hay medida de fuerza. Así lo determinó el Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo la semana pasada y decidió abrir “un compás de espera” hasta el próximo martes para conocer la respuesta del Gobierno nacional, tal como informaron a través de un comunicado.

“El diálogo fue positivo. Escuchamos sus inquietudes y pudimos conversar sobre distintos temas”, salió a decir el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en diálogo con REPUBLIK, tras el encuentro con la CGT, e informó acerca de la decisión del presidente Mauricio Macri de garantizar “un aumento extra del 5 por ciento para aquellas paritarias que fueron cerradas en valores diferentes a la inflación que se espera para este 2018”.

Eso fue suficiente para que desde la central obrera bajaran el tono a su medida de fuerza en todo el país y poner paños fríos a un hecho que se venía caliente hasta la citación del Gobierno. Esta “estrategia” nuevamente fue mal recibida por varios sectores, como el caso del secretario adjunto de la Federación de Camioneros, Pablo Moyano, quien consideró “una vergüenza como algunos fueron a arrodillarse por un 5 por ciento”.

Cabe recordar que en diciembre pasado la CGT también dio marcha atrás con un paro nacional por la reforma previsional. “Quedamos en alerta y movilización”, habían señalado referentes sindicales en ese momento. Lo mismo sucede ahora: esperando a recibir algo para encolumnarse con el Gobierno de turno.

Desesperados por las elecciones del 2019

La semana pasada fracasó el intento de avanzar con el desafuero de la senadora y ex presidenta, Cristina Kirchner, por estar acusada de encubrimiento en la causa del Memorándum con Irán. Los jefes de los bloques y las autoridades de la Cámara alta, reunidos en Labor Parlamentaria, acordaron mayoritariamente que deben computarse los días hábiles (y no corridos) para establecer el vencimiento del pedido realizado por la Justicia.

“En la reunión de Labor Parlamentaria, todas las bancadas, excepto las del Frente para la Victoria, determinaron que los plazos para que el Senado trate este tema deben computarse en días hábiles y no corridos, de modo que esta cuestión será abordada alrededor del próximo septiembre”, aclaró el senador Humberto Schiavoni en una entrevista con REPUBLIK, y agregó: “El pedido de desafuero de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner es un asunto que exige responsabilidad y prudencia”.

Casualmente, el pedido de desafuero reapareció a días del escándalo por el veto a la ley de la oposición que se oponía a los aumentos de las tarifas en los servicios públicos. La Justicia debe acelerar las causas de Cristina Kirchner y dejar de mantenerla para beneficio del Gobierno, pero no vendría mal un poco de disimulo por parte del oficialismo respecto a sus deseos de llegar a las elecciones del 2019 en plena crisis económica.

La presión a la prensa es moneda corriente con Larreta

Tras la filtración de documentos oficiales sobre intentos de influenciar a especialistas y periodistas y manipular información para que se apruebe la ley de la incineración de basura, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta fue denunciada penalmente por organizaciones ambientalistas y de recicladores

Parece increíble, pero es real: con cartas membretadas pidiendo disculpas, el Gobierno porteño admitió la existencia del polémico material, por lo que quedarían complicados por abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, entre otras acusaciones.

“Por primera vez hay archivos del propio Gobierno de la Ciudad”, destacó el ex legislador Facundo Di Filippo, en diálogo con REPUBLIK, y afirmó que “el Gobierno ha manifestado reconocer los archivos que nosotros expusimos”. “Esto se comunicó principalmente en redes sociales. No estuvo en los grandes medios, lo que comprueba aún más que la pauta está utilizada con la discrecionalidad del Gobierno local”, sentenció.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS