miércoles 17 de octubre de 2018 - Edición Nº1395
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Nacionales » 11 jun 2018

Poco nacional y popular

Haz lo que digo y no lo que hago: Urribarri gastó una fortuna para armarse una gigantesca cava

El ex gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, invirtió varios millones y se construyó una cava con vinos importados, donde tiene su propio sommelier.


El ex gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, invirtió muchos de los millones que cosechó mientras estaba al frente de la provincia para construir una enorme cava subterránea, que cuenta con una infinidad vinos importados, con un altísimo valor comercial, copas de cristal y donde, además, tiene su propio sommelier.

El hombre que supo ser muy cercano a la ex presidenta y actual senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner, inició las obras junto a su hijo de una mansión de tres plantas hace más de tres años. Con más de 400 metros cuadrados edificados y un costo que supera los 4 millones de pesos, el broche de oro fue la bodega que está emplazada en el subsuelo de la casa.

Al mejor estilo del empresario constructor Lázaro Báez, los Urribarri cumplieron el sueño de tener un “pequeño” lugar en el cual poder degustar varietales de todo tipo y de varios rincones del mundo. Se sabe que ambos son amantes del buen vino y que han participado en algunos eventos de degustaciones, pero de ahora en más, lo podrán hacer sin moverse de su casa.

Mauro Urribarri, hijo del ex gobernador y quien supo ocupar el rol de ministro de Gobierno hasta octubre de 2017, cuando renunció a su puesto en la gestión de Gustavo Bordet, habría sido el ideólogo principal de esta maniobra de construcción, en la que comenzó las obras en un terreno en el que los planos estaban a nombre de su esposa, Lucila Sattler.

En el mismo barrio cerrado ubicado al sur de la ciudad de Concordia se emplazan otras mansiones, de las cuales una de ellas pertenece hermano de Mauro, Bruno Urribarri, el ex futbolista de Colón de Santa Fe y River Plate, que actualmente juega en el club Patronato de Entre Ríos, y otra en la que es dueño el ex secretario de Turismo Alfredo Manuel Bedriñan, quien fue pionero en afincarse en “Chacras al Río”.

A su vez, Nicolás Pierini, secretario de la Cámara de Diputados provincial y con un vínculo cercano al ex ministro de Gobierno, construyó su propia mansión, un poco menos ostentosa que las anteriores. Como si fuera poco, Pierini es casualmente el nexo financiero entre el club Patronato y los funcionarios entrerrianos, quien sigue las instrucciones de Mauro Urribarri y a su vez del ex gobernador para disponer contrataciones de jugadores o acuerdos publicitarios. (www.REPUBLIK.com.ar)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS