viernes 21 de septiembre de 2018 - Edición Nº1369
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Campo » 27 jun 2018

Crisis

Ante la caída de ventas, fabricantes de maquinaria reclaman créditos para impulsar la actividad

El inicio de la campaña agrícola 2018/19 presenta un escenario que puede desdoblarse en dos partes.


www.REPUBLIK.com.ar) El inicio de la campaña agrícola 2018/19 presenta un escenario que puede desdoblarse en dos partes. Por un lado, y con pronósticos climáticos alentadores para el resto del año, las perspectivas de producción de granos son alentadoras, y en el caso del trigo, se esperan superar las 6 millones de hectáreas sembradas, una cifra que se acerca a los niveles históricos argentinos. 

Pero este optimismo choca de frente contra un escenario delicado en el apartado económico. La fuerte suba del dólar es un beneficio casi exclusivo de los grandes exportadores, porque el rédito que pueden llegar a obtener los productores se licúan frente a una inflación imparable. A este cuadro, se suma el incremento en los combustibles, servicios y un alto porcentaje de costos dolarizados, en actividades como lechería, ganadería y cultivos como soja y maíz, entre otros. 

La comercialización de maquinaria agrícola se mueve al compás de las cosechas y la capacidad financiera de los productores. Como muestra, y de acuerdo al INDEC, durante el primer trimestre de 2018, la venta en unidades de maquinaria agrícola registró una caída en sus principales rubros en relación al mismo período del año anterior. De acuerdo a estos datos, en este período se comercializaron 3.173 unidades, que reflejan una caída del 12,3 por ciento en comparación al primer trimestre de 2017.

Según el organismo público, las sembradoras y los implementos registraron disminuciones del 27,4 y 22,1 por ciento respectivamente, mientras que las cosechadoras y los tractores cayeron en un 3,8 y 0,2 por ciento para la misma comparación. Y con ventas que caen, los fabricantes de maquinaria agrícola reclaman líneas de crédito para sostener las ventas. En la actualidad, los fabricantes manejan un abanico de opciones que en algunos casos oscilan entre los créditos con doce meses de plazo, canje de cereal o bien financiación en dólares. 

Los créditos a tasa subsidiada que otorgaba el Banco Nación, con un porcentaje que no superaba el 14 por ciento de interés, en la actualidad se aplican solo en las grandes exposiciones agrícolas como Expoagro. Esto es, durante los cuatro días que dura la muestra, se pueden comprar maquinarias con esta línea, pero una vez que finaliza el evento, esta opción crediticia se cierra.

Estos créditos a cuentagotas no son suficientes, y los fabricantes reclaman por financiamiento más sólido, y exclusivo para maquinaria de fabricación nacional. Este último punto no es menor, porque las fábricas extranjeras –que dominan en tractores y cosechadoras- también acceden a estos créditos, en lo que constituye una clara desventaja para los fabricantes locales. 

Desde la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA) advirtieron que durante los primeros meses del año, el principal factor que complicó las ventas –además del clima- fue la desaparición de créditos. En este contexto, y si bien desde el gobierno aseguraron la continuidad de líneas de financiación, los directivos de la entidad fueron cautos y expresaron que “necesitamos ver cómo se irán implementando y cuáles serán los resultados”. 

¿Qué hace las autoridades frente a esta situación? Recurren a las denominadas “mesas de competitividad”, que buscan reunir en un mismo espacio al gobierno nacional y a los representantes de esta cadena de valor. Esta metodología funciona con relativo éxito en el sector bovino, pero los fabricantes de maquinaria nacionales saben bien lo que necesitan: menos diálogo y más créditos, que permitan sostener ventas en un contexto delicado. (27/06/2018)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS