jueves 20 de septiembre de 2018 - Edición Nº1368
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Ciudad » 7 sep 2018

Durante el fin de semana pasado

El presidente Mauricio Macri habría amenazado en dos oportunidades a su entorno con su renuncia

Mientras se decidía la fusión de los ministerios, Macri deslizó la idea de dejar su cargo antes de que termine su mandato.


El fin de semana pasado fue clave para el Gobierno Nacional, luego de la corrida cambiaria que puso en jaque la economía con el brutal aumento del dólar. Mientras gran parte del Gabinete mantenía sendas reuniones en Casa Rosada y en la Quinta de Olivos, el equipo comunicacional analizaba la estrategia para el mensaje grabado que fue emitido el lunes.

En ese marco, y tal como expresó el periodista Carlos Pagni, el presidente se tomó la crisis de una manera relajada: se fue a jugar al golf, después practicó un poco de paddle y para rematarla asistió a La Bombonera a ver el partido de Boca Juniors. Sin embargo, hay otra información al respecto que los principales operadores oficialistas quisieron ocultar.

Delegando responsabilidades en sus funcionarios y asesores, no fue el propio Mauricio Macri quien tomó la decisión de fusionar algunos ministerios, sino que dejó que las cosas fluyeran según las propuestas que fueron surgiendo en el encuentro. Luego del descanso que se tomó por decisión propia, se enteró de la resolución que se había elegido y recibió el libreto para su discurso.

De todos modos, desde el círculo íntimo de Macri, para no mostrar debilidad, quisieron esconder que en medio de la tormenta más poderosa que atraviesa el ejecutivo desde que asumió en diciembre de 2015, el presidente amenazó dos veces con renunciar, por lo que en las inmediaciones de la Casa Rosada comenzó a sobrevolar el fantasma del helicóptero.

Uno de los primeros que comenzó a hacer circular este rumor fue el sindicalista, líder del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, quien momentos antes de reunirse con algunos intendentes bonaerenses del Partido Justicialista, deslizó que “está desorientado, lo manejan y no sabe qué hacer” y al mismo tiempo sentenció que “más que incómodo, según algunos allegados, tiene ganas de rajarse”. (www.REPUBLIK.com.ar)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS