lunes 19 de noviembre de 2018 - Edición Nº1428
REPUBLIK | Noticias de la cosa pública » Campo » 22 oct 2018

El campo en pie de guerra

Cada vez más molestos, los ruralistas bonaerenses analizan los pasos a seguir

Las Asociaciones Rurales del Sudeste de Buenos Aires mantuvieron un encuentro en Ayacucho, con representantes de Rauch, Tandil, Lobería y General Guido, entre otras ciudades. La realidad indica que los productores están inquietos con las medidas que viene adoptando el oficialismo en materia tributaria.


(www.REPUBLIK.com.ar) Mientras el Gobierno nacional avanza con un Presupuesto 2019 que se perfila con una elevada carga impositiva para el sector agropecuario, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal guarda su borrador de presupuesto bajo siete llaves, y espera que desde la Casa Rosada aprueben esa iniciativa.

Las señales para el ruralismo, de cara a un 2019 en donde Cambiemos buscará seguir en el poder, no son las mejores. El presidente Mauricio Macri, acorralado por las directivas del Fondo Monetario Internacional, corre tras el espejismo del déficit cero y tiró por la borda cada una de las promesas electorales efectuadas a los productores. Así, volvieron a instaurarse los derechos de exportación, con el objetivo de conseguir dólares a cualquier costo.

Pero el proyecto de Ley para asignar fondos para el próximo año incluía “letra chica”. De esta manera, las retenciones a la soja, que ahora se encuentran en el orden del 28 por ciento (con un dólar a 40 pesos) podrían trepar al 33 por ciento. Y como si esto fuera poco, buscan eliminar una exención al pago del Impuesto de Bienes Personales, situación que ha generado un profundo malestar.

Con el recuerdo fresco del “impuestazo” que sufrió el campo este año, de la mano de una fuerte suba del Impuesto Inmobiliario Rural, desde el gremialismo rural bonaerense están con la guardia alta y ante este panorama, los signos de hartazgo son por demás evidentes.

En el interior bonaerense, esta situación es cada vez más notoria, y la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) hace oír su voz con fuerza. Esto pudo verse en la reciente 100° Expo Rural de Coronel Suárez, donde el presidente de la entidad, Matías de Velazco, se refirió en duros términos sobre la incertidumbre que vive en estos días el sector.

Entre otros conceptos, desde la entidad sostienen que el “gobierno nacional pretende hacer pagar al sector agropecuario los desbarajustes económicos que las distintas conducciones políticas han generado al país”. En este sentido, entienden que los tres niveles del ejecutivo (nación, provincia y municipios) no están a la altura de las circunstancias, y como única solución para reducir el déficit fiscal acuden a los impuestos.

La elevada presión fiscal hacia el sector agropecuario bonaerense es una de las principales preocupaciones de CARBAP y como ejemplo, enumeran que la carga tributaria representa cerca de un 45 por ciento de sus ingresos brutos. Para los ruralistas, al momento de diseñar estas medidas de claro corte recaudatorio, el Gobierno nacional no tuvo en cuenta “las consecuencias nefastas para el país”.

En octubre de 2017, cuando el Gobierno bonaerense dio a conocer la suba del Inmobiliario Rural, los ruralistas manifestaron su disconformidad, pero siempre buscando el diálogo, tanto con  la Gobernadora Vidal como con el ministro de Agroindustria de la provincia, Leonardo Sarquís.

Un año después, la situación es diferente y desde CARBAP se muestran más activos en materia de reclamos. Hace unos pocos días participaron en protestas por la situación de la lechería, que se llevaron a cabo en las plantas que La Serenísima posee en las localidades de Trenque Lauquen y General Rodríguez. Una frase de Horacio Salaverri, actual tesorero y ex presidente de la entidad, resumió el ánimo de los presentes: “No puede ser nuestro eslabón el único ajuste de la cadena".

Al momento de redactar estas líneas, las Asociaciones Rurales del Sudeste de Buenos Aires mantuvieron un encuentro en Ayacucho, con representantes de Rauch, Tandil, Lobería y General Guido, entre otras ciudades. La realidad indica que los productores están inquietos con las medidas que viene adoptando el oficialismo en materia tributaria.

La próxima semana, CARBAP tendrá su reunión de Consejo, en donde es posible que empiecen a decidir que harán ante esta situación. El descontento de los productores bonaerenses se extiende por toda la provincia, y no es descabellado pensar que pueden volcarse a las rutas. Con sus constantes desaciertos en materia de políticas agropecuarias, el Gobierno no les deja otra opción. (22/10/2018)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS